-
Instalaciones Nevares S.A.
-
Primera empresa instaladora asturiana que obtiene el certificado de calidad ISO 9002 (actualmente 9001:2008).
- -
Título Noticias

Octubre 2017
Plan Renove Gas 2017

Julio 2017
Nuestro Penúltimo héroe (Publicado en El Comercio el día 10/07/17)

Julio 2017
Publicación en el BOE del II Convenio Estatal del Metal

Mayo 2017
Un Tal Pelayo... (Publicado en El Comercio el día 30/05/17)

-
Título Noticia
02-10-2009

La Meada (Publicado en El Comercio el 02/10/09)

La Meada

Cantaba Víctor Manuel, nuestro artista patrio una canción que narra la multa que un policía local de Gijón les impuso a unos paisanos por verter aguas (menores) a la mar salada. Creo recordar que el también eximio Jerónimo Granda nos deleitaba con alguna canción sobre el asunto.

Don Gabino (el laico, como decía el recordado Carantoña) anda estos días a vueltas con una Ordenanza Municipal, que endurecerá las faltas cometidas por mear al aire en Vetusta y que ¡cómo no! tienen categorías. Me refiero a las meadas.

Ello me hizo recordar al ínclito Rafael Alberti quien, una noche, entrevistado en televisión, allá por los ochenta, declamó con su peculiar forma de hacerlo un poema suyo que hablaba de meadas. Creo que dijo que se había inspirado en una noche de copiosa ingesta liquida, por las calles de Roma.

Recordé esa noche años después, otra noche en París, a donde fuimos unos cuantos amigos en viaje de trabajo. Camino del hotel de madrugada ya después de cenar y haber tomado unas copas (pocas porque en París “afeitan”), nos fuimos viendo todos y cada uno del reducido grupo en la necesidad fisiológica de que vengo hablando. Uno aguanta y aguanta… pero llega un momento en que ¡no aguantas más!

París bien vale una misa, pero no estaba escrito que valiera una meada… A esas horas, no hay taxis, ni bares, ni servicios; solo la “rue”.

Así que aprovechando la oscuridad en la Ciudad de la Luz, precisamente tan escasa de ella a esa hora como de mingitorios las veinticuatro, nos vimos obligados a verter en la “rue” (menormente).

La cosa fue por riguroso orden de incontinencia. Quiero decir que no hicimos un corro, sino que cada cual aguantó cuanto pudo: significaba mear en París, nada menos que en París, unos provincianos…

La “rue” era empinada y la estábamos bajando. Los vertidos fueron copiosos aunque menores y ni la prevención hacia el hecho (tan natural por otra parte), ni el miedo a acabar en ella si los gendarmes aparecieran, evitaron meadas de “todas las larguras” y “de las noches más oscuras”.

Me acordé del poema del ilustre gaditano pero no lo sabía de memoria; en cualquier caso me pareció que estábamos haciendo historia… Alguien del grupo, tras ese alivio que se produce, recordó asimismo el título y la música de “Cantando bajo la lluvia” parafraseándolo, aunque era precisamente la ausencia de lluvia lo que nos delataba.

Bajo la “lluvia” de la ducha sin embargo, pretende no se qué grupo ecologista que descarguemos nuestras aguas menores, lo que supondrá – dicen – más de cuatro mil litros de agua ahorrada al año ¡por persona!.

Pero ¿no habíamos quedado en que mear en la ducha era una guarrería?

Todos los carteles que lo prohibían hasta ahora, colocados en los baños públicos y privados habrán de ser arrancados. Todas las peroratas que siempre se largan a los deportistas en grupo conminándoles a que se abstengan de tan guarro acto por respeto a los demás, habrán de cesar por el bien común. Sin contar las de las madres porque no tiramos de la cadena…

¿Y todos los traumas que podamos tener y que arrastremos de toda la vida por haber meado en la ducha, por supuesto en el mayor de los secretos?¿Quien nos resarce por ello?

Si necesitáramos la ayuda de un psicólogo, esperemos que al menos éste nos diga: <
Y si además, has metido el ladrillo en la cisterna por aquello de que cargue menos agua, entonces no solamente eres ya un ecologista “pata negra” sino que has coadyuvado a que el sector del ladrillo levante cabeza definitivamente. Solo tienes que pensar en la cantidad de váteres que hay en tu país, cada uno de los cuales susceptible de albergar en su interior, al menos un ladrillo. Vete en paz>>.

Esto sí que es hacer de la necesidad virtud.

- -
Título Proyectos
HUNASER - Matadero de Mieres
Hospital Avilés
Generador / Quemador de ‪#‎SaintGobain
Acceder a la ficha del proyecto

Complejo Hotelero En Beceña
Acceder a la ficha del proyecto

-
-
-