-
Instalaciones Nevares S.A.
-
Primera empresa instaladora asturiana que obtiene el certificado de calidad ISO 9002 (actualmente 9001:2008).
- -
Título Noticias

Octubre 2017
Plan Renove Gas 2017

Julio 2017
Nuestro Penúltimo héroe (Publicado en El Comercio el día 10/07/17)

Julio 2017
Publicación en el BOE del II Convenio Estatal del Metal

Mayo 2017
Un Tal Pelayo... (Publicado en El Comercio el día 30/05/17)

-
Título Noticia
25-05-2010

Darlo todo (Publicado en El Comercio el día 25/05/10)

Darlo todo

Una prima de mi padre, solterona, que fue emigrante en Sudamérica, vivió sus últimos años de un pequeño capital (nunca se lo conté), pero que le permitió vivir lo que se dice de rentas. Esta mujer que vivía sola y a la que queríamos, decía que “quien lo da, se queda sin ello”. Sin duda este principio le permitió vivir de menguada o escasa renta, pero sin pedir nada a nadie y aun dejar herencia a sus más directos parientes.

O aquella mocetona que vivía en un caserío que talmente me pareció siempre el Edén, ya que tenía todos los árboles frutales que se pueda imaginar, que esguilaba por todos ellos comiendo los frutos directamente del árbol. La buena moza trepaba como una ardilla ya para cerezas, ciruelas, peras, que para manzanas y cuantas frutas incluso raras para estas latitudes quepa imaginarse. Vivía con una tía abuela entre otros familiares incluidos sus padres, pero era la vieja solterona la que mandaba. Y ante la “rapiña” de la rapaza, invariablemente le decía: “Conchitina deja algo pal desván”.

Mi abuela paterna que enviudó a los treinta y cinco años, con cinco hijos, a medio criar, y era sin duda la “mater familias” y ejercía, como molinera utilizaba un dicho que me quedó grabado por siempre, aunque al principio, tan joven, no entendí: “Al final del canal aparecen las truchas”.

Aquellas bravatas de nuestro Presidente - a 11.000 metros de altura puede sufrirse el mal de ese nombre – cuando proclamaba que éramos más ricos que Francia e Italia ya tienen respuesta de sí mismo. Talmente como aquel capitán de un gran barco, que osó clavar en la popa del mismo un cartel que rezaba: “este barco no lo hunde ni Dios”… y zozobró aquel mismo día.

Leí el otro día a Eduardo Punset, siempre tan sorprendente, en una entrevista que le hicieron en la que decía que si la materia cambia de estado – solido a líquido, líquido a gaseoso, ya saben, cómo no vamos a cambiar nosotros los humanos, de opinión.

En efecto, rectificar es de sabios. Pero Eduardo bien sabe que la materia tiene “Memoria Histórica”. Es decir, la materia cuando cambia de estado, “sabe” que puede cambiar y que volverá a cambiar cuantas veces sea necesario. Pero lo “sabe” y no lo “niega”.

El problema es que nuestros gobernantes niegan la mayor y defienden lo indefendible hasta el último momento, defendiendo lo adverso al día siguiente sin que se les caigan los palos del sombrajo ni la cara de vergüenza.

El agua “sabe” que puede volverse sólida, si está liquida y hasta sublimarse – y viceversa - si las condiciones le son propicias. Ya se sabe sin embargo que en estado líquido se nos va de entre los dedos y en estado gaseoso ni les cuento. Y eso es lo que parece que le pasa a nuestro Presidente, que se sublima… pero en condiciones no precisamente propicias.

En realidad nuestros políticos ¿son agua, son aire o son fuego?

Yo creo que no son fuego pero juegan con él y que no son agua con la que contribuir a apagar los fuegos que ellos mismos encienden. Luego no les queda otra que ser aire, gas inerte, humo…

Aquí fuimos los más ricos y dimos lo que no teníamos. Defendieron lo indefendible y mantuvieron y no enmendaron, negando las propiedades de la materia hasta que ésta los engulló en un lodazal, todo ello sin despeinarse.

No necesito explicar aquí, los años que lleva el Estado en régimen de adelgazamiento. Tanto menguó dándoselo a otros, que no tiene reservas ni para subvenir a una gripe benigna, cuando lo que tenemos es pulmonía doble.

El estado “que no es”, por medio de su brazo el gobierno, y todos los demás organismos que en teoría están por debajo, pero que algunos le siegan la hierba, gastaban todos lo que no tenían y aquí estamos: Todos más pobres, sin haber sido nunca ricos.

Mi otra abuela decía cuando presenciaba algún tipo de derroche: “¡Ay Dios mío, día de mucho, vísperas de nada!”.


Fdo. Manuel Nevares Vega

- -
Título Proyectos
HUNASER - Matadero de Mieres
Hospital Avilés
Generador / Quemador de ‪#‎SaintGobain
Acceder a la ficha del proyecto

Complejo Hotelero En Beceña
Acceder a la ficha del proyecto

-
-
-