-
Instalaciones Nevares S.A.
-
Primera empresa instaladora asturiana que obtiene el certificado de calidad ISO 9002 (actualmente 9001:2008).
- -
Título Noticias

Octubre 2017
Plan Renove Gas 2017

Julio 2017
Nuestro Penúltimo héroe (Publicado en El Comercio el día 10/07/17)

Julio 2017
Publicación en el BOE del II Convenio Estatal del Metal

Mayo 2017
Un Tal Pelayo... (Publicado en El Comercio el día 30/05/17)

-
Título Noticia
01-09-2011

Yuste (Publicado en El Comercio el día 01/09/11)

Yuste

He vuelto a Yuste después de unos años, de donde marcho siempre con ganas de volver. He vuelto a este perdido y recóndito lugar a donde el hijo de la quizá no tan loca Juana y desde luego el no tan hermoso Felipe dio con sus huesos el lejano 1557, despojado ya de toda pompa terrenal a no ser su personal majestad.
Algo tiene de mágico este rincón de España, probablemente en tiempos del Emperador el más pobre y ruín de su vasto Imperio, donde “no se ponía el Sol”. Entre robles, encinas y alcornoques, también castaños y más abajo las feraces vegas de la Vera que riega el Tietar; pero más abajo….
Había abdicado ya en su hijo Felipe II y en sus otras hijas y, ligero de equipaje, aquejado de gota, artritis y de diabetes y cuyos tratamientos médicos – por desconocimiento en la época – no hacían sino alargar sus sufrimientos y acortarle la vida. Miren por donde aquella fama de glotonería del César, aquella gula estaba justificada, aunque el protocolo de la Casa de Austria era de “agárrate” en cuestión de platos.
Allí se refugió y pasó sus últimos días el hombre más poderoso del siglo XVI, huyendo del mundanal ruido, preparándose para “bien morir” y huyendo – también – de los banqueros de la época, que tenazmente lo perseguían y que a buen seguro dieron con su nueva dirección…
Tiempos de tribulación sin duda para un hombre “moderno” en su tiempo, con visión de futuro – o él o los otros – y preocupado por la “unión de Europa” aunque suene a destiempo escribirlo así de los mediados del siglo XVI. Los otros eran el Islam desde fuera y Francia, y los príncipes alemanes desde dentro.
Cuatro salas, dos a cada lado de un corto pasillo conformaron los últimos aposentos del que lo tuvo todo; eso sí, dos de ellas orientadas al mediodía para que la benignidad del clima aliviase en algo los males de su maltrecho cuerpo.
En una de ellas, su dormitorio, la calefacción más moderna de la época: una chimenea de granito de grandes dimensiones, pero sin fuego; éste se generaba en un lugar contiguo y separándolos, es decir, en la pared del fondo de ambos hogares, que estaban adosados, una gran chapa de hierro – en el trashoguero – transmitía el calor a su aposento, libre de humos.
Tribulaciones en efecto pasa el “César” en una Europa convulsa y que él soñaba unida…
Y salí de allí – siempre con ganas de volver – sin poder evitar hacer un paralelismo, casi quinientos años después, cuando las aflicciones en Europa – en el mundo entero – son hoy bien latentes.
Igual que ayer los banqueros, o las “agencias de calificación”, o en fin, los actuales Fugger, andan enredando, intentando cobrar lo que un día prestaron…
Nuestro gran Carlos I y su hijo Felipe, usaron la palabra “rescate” que tanto se pronuncia hoy no con esa acepción sino para sacar de las mazmorras a algunos de sus preclaros súbditos – hoy ciudadanos – pero pasaron las canutas para pagar las deudas que sus Estados contrajeron, hasta el punto de suspender pagos, algo que mucha gente desconoce…
Ayer, cómo ve el lector, igual que hoy. Nada nuevo bajo el sol aquel al que al prócer no se le puso nunca.
Bien seguro que a la fresca de los crepúsculos, sentada su majestad a la sombra de aquella terraza, con el murmullo que emana la fuente de piedra de una sola pieza que le regalaron a su llegada y cuya agua ya llegaba a la misma por una conducción que realizó su “ingeniero de cabecera” Turriano, meditó sobre la unidad de Europa a que antes aludía. La misma que casi cinco siglos de nada después, sigue sin ser. La misma a la que destinó ingentes cantidades de oro y de plata y hasta empréstitos que los banqueros de turno le fiaron y que tuvo que devolver. Que tuvimos que devolver y cuyos intereses oscilaron desde el 17,65% hasta el 48,81%(¡!) al final de su reinado. Nada extraño pues, que en 1.560, dos años después de su muerte, los empadronamientos registraran la presencia de muchos pobres y en consecuencia “el término de la prosperidad”.
El año de la muerte de Carlos V (1.558) el Contador Luis Ortiz, en su “Memorial”, avisaba de los “peligros de una economía no fundada sobre una agricultura y una industria prósperas”. Vamos, lo que equivale hoy a vivir del sector “servicios”. Esta frase la escribe hoy cualquier economista o analista.
Reproducimos frases escritas va para quinientos años, que como ven, son de rabiosa actualidad, y Europa, la gran Europa sigue sin hacerse…
En esas fechas, las arcas vacías, y el país y el Imperio en serios apuros. A nosotros hoy, nos recomiendan desde Centroeuropa vender el oro del Tesoro que nos queda. No lo permita Dios…
Marchando ya en coche, me fijé en unas ruinas, por debajo del estanque que causa maravilla en esa latitud. Son las del antiguo molino de que disponía el monasterio. No hubo interés en su reconstrucción y bien que lo siento, pues soy un entusiasta de esos ingenios hidráulicos y aquel, por las trazas, tuvo que haber sido soberbio.
En ese molino, no solo se trituró cereal al uso de la zona, sino que el Emperador – nacido en Gante se trajo de allá en su último viaje a maestros cerveceros y usaron del molino según parece para elaborar el rubio brebaje.
Volveré a Yuste. Algo tiene ese rincón…

Fdo. Manuel Nevares

- -
Título Proyectos
HUNASER - Matadero de Mieres
Hospital Avilés
Generador / Quemador de ‪#‎SaintGobain
Acceder a la ficha del proyecto

Complejo Hotelero En Beceña
Acceder a la ficha del proyecto

-
-
-